TicSalut
Generalitat de Catalunya - Departament de Salut
Inicio > Actualidad > Flash TicSalut Versió en castellà

Flash TicSalut

Flash TicSalut

marzo 2015

#77

Todos los números Portada #77

FATE, tranquilidad y seguridad para las personas mayores que pueden sufrir caídas

El dispositivo FATE (Fall Detector for the Elderly) da tranquilidad y seguridad. Así lo aseguran algunas de las 175 personas de Catalunya, Irlanda e Italia que participaron en las pruebas piloto del proyecto. Creado con el objetivo de detectar las caídas que puedan sufrir las persones mayores, el dispositivo avisa a familiares y profesionales con una alarma, de modo que la persona puede recibir ayuda de una forma más rápida y sin necesidad que sea ella misma quien tenga que avisar del incidente. Detrás de este proyecto está el centro de investigación CETpD de la Universitat Politècnica de Catalunya, la Fundació Tic Salut, el Sistema d’Emergències Mèdiques y el Hospital Clínic, además de otros promotores internacionales. Su director adjunto, Joan Cabestany, afirma que la prueba piloto ha sido de gran utilidad.

"Caerse". Este era el principal miedo que tenían Conti Ennio, italiano de 85 años, y Michael Materson, irlandés de 72, antes de decidir participar en la prueba piloto del proyecto FATE. Pero este miedo iba más allá; el hecho de caer, en casa o en la calle, y no poder pedir ayuda les generaba verdadera ansiedad. La necesidad de resolver esta situación fue lo que les impulsó a poner su granito de arena y contribuir en la prueba.

 
Fotografías: Conti Enno i Michael Materson.

El motivo: "FATE facilita la correcta y rápida detección de caídas de personas", explica Joan Cabestany, director adjunto del centro de investigación CETpD de la Universitat Politècnica de Catalunya, entidad que lo ha impulsado. El problema que preocupaba a Ennio y Materson puede resolverse si este sistema sale al mercado.

¿Pero cómo implantar esta tecnología entre un público objetivo de personas mayores? Una de las cuestiones que se planteaban los participantes era no saber cómo utilizar el sistema y, de hecho, según algunos profesionales que colaboraron con las pruebas –como Maria Francesca Spaziani, de COOS MARCHE Onlus y Mary-Rose Mulry, de la National University of Ireland de Galway–, el aprendizaje inicial de su funcionamiento supuso un reto para la mayoría. Ambas explican que surgieron dudas sobre el funcionamiento y que tuvieron que aclararlo varias veces, tanto a personas mayores como a sus familiares y cuidadores.

 
Fotografías: Maria Francesca Spaziani y Mary-Rose Mulry.

A pesar de todo, llevar a cabo la prueba resultó satisfactorio. Ennio y Materson afirman que, sin duda alguna, FATE les da tranquilidad y seguridad, también a sus familiares, y que supone una clara mejoría en su calidad de vida. "Con FATE camino sin acompañante 3 km al día y hacía más de un año que no me atrevía", explica el señor Materson. "Sé que si por la noche me pasa algo no estoy solo", añade el señor Ennio.

Para los profesionales, la experiencia resultó igualmente buena y fue valorada muy positivamente. Por un lado, según Maria Francesca Spaziani, sirvió para entender mejor el día a día de las personas mayores y para detectar sus necesidades. Por el otro, según explica Cabestany, porque la prueba piloto hizo que el sistema evolucionara mucho más rápidamente.

De hecho, en previsión de ser introducido en el mercado, los usuarios coincidieron en que FATE debería mejorar en algunos aspectos. Por otro lado, cambiarían el sistema de sujeción de cinturón por otro con un diseño más cómodo. Tener que llevar dos dispositivos (sensor y teléfono móvil) también se consideraba incómodo y se recomendaba poder integrarlos en uno de solo. Finalmente, todos preferían no tener que instalar en su casa un sistema con varios módems sino que preferían un tipo de conexión sin cables. También surgieron recomendaciones acerca del tamaño del sistema, el proceso de carga o su desactivación en caso de falsa alarma. Según Cabestany, algunas de las modificaciones propuestas ya están en marcha. El sensor "se ha rediseñado para hacerlo más pequeño, para que tenga una mayor duración y para que pueda funcionar en conexión con el teléfono móvil del usuario". 


Fotografia: Joan Cabestany.

Con estos cambios aplicados, los usuarios tienen claro que querrían usar el producto tan pronto como saliera al mercado. 
"Se trata de una buena forma de promover la independencia entre las personas mayores y de asegurarse de que estén seguras en su casa", opina Mary-Rose Mulry. Tanto ella como el resto de profesionales consideran que, potencialmente, FATE puede suponer una revolución tecnológica si se introducen las modificaciones adecuadas y si se supera el que consideran que es el principal obstáculo del proyecto: la financiación.

Joan Cabestany destaca el papel que ha tenido la Fundació TicSalut en el desarrollo del proyecto y reconoce la tarea de la entidad de facilitar el trabajo entre los diferentes agentes implicados, en el caso de Cataluña, además de su contribución en la promoción de FATE en varios ámbitos de interés.

 

Compartir